Escrito por: Gregorio Casas.

Con mucho enojo reaccioné tras enterarme que Juan Guaidó se animó a emprender un golpe de estado con astrosos resultados. Sin embargo, lo que es de temer es una posible intervención militar de los Estados Unidos. Se pueden perder las conquistas sociales logradas en el pasado y peor aún sería el festín de sangre que la enclenque burguesía venezolana comandada por la estadounidense haría contra las masas chavistas.

El número de facciosos de la armada con los que cuenta el golpista es muy reducido, por eso tuvo que contratar una empresa de mercenarios estadounidenses para que hagan la obra negra. Pero lo más afortunado para nuestra causa es que casi nadie dentro del país ha seguido su llamado, incluso Leopoldo López tras su liberación huyo a la embajada de Chile para después alojarse en la española ¿Por qué el cambio de sede? Ya sabremos. Lo cierto es que espera desde afuera los acontecimientos de forma oportunista para no quemarse los dedos.

El señor Pompeo (un torpe político pese a ser secretario de estado) reveló que durante la amenaza de golpe de estado Nicolás Maduro estuvo a punto de abandonar el país rumbo a Cuba donde solicitaría asilo político, pero que fue detenido por los rusos quienes le sugirieron mantenerse en el país. Maduro lo niega. Como quiera que sea este señor se caracteriza por ser un gran pusilánime, vaya, hasta el nombre lo delata.

Stalin actuó igual cuando los nazis invadieron la URSS durante la Segunda Guerra Mundial. Huyó reconociendo públicamente que (la burocracia pequeñoburguesa que él encarnaba) había destruido lo que Lenin había construido. Los que salvaron la situación fueron los millones de obreros y humildes de toda Unión Soviética quienes pelearon con furia contra el fascismo en toda Europa. El poderoso Ejército Rojo pudo haber llegado hasta las costas de Portugal de haber sido necesario y establecer una República Europea Socialista, aunque realmente el Ejército Rojo solo habría sido recibido por revoluciones en cada país tras expulsar a los invasores nazis tal y como sucedió en París. Sin embargo, Stalin habría ordenado a las tropas desarmar a los revolucionarios orden que se habrían negado a cumplir. Stalin durante todo este tiempo fue un estorbo, sus órdenes el frente solo estropearon el triunfo y trajo la pérdida inútil de más vidas soviéticas. La victoria se dio a pesar de él.

La única fuerza capaz de destruir a Guaidó y sus forajidos es la clase obrera con todos los humildes de atrás. No debe haber ninguna confianza en Maduro ni en las tropas rusas. Ahora mismo es prioridad tomar las calles masivamente, armar a los obreros en las fábricas y centros de comunicación. Le debe quedar claro a la clase dominante estadounidense que una intervención lo único que provocaría es una revolución e incluso una insurrección proletaria.

Cuando no se es marxista se le pierde todo tipo de consideración a las acciones de masas y se exagera el papel del ejército. Mantener inactivas las masas es lo fatal. El Partido Comunista de Venezuela tiene el deber histórico que organizar esta lucha, todos los obreros del planeta estamos atentos a un llamado masivo de su parte para salvar la situación.

Tras el triunfo de AMLO se han cumplido gran parte de las previsiones que en esta publicación hemos señalado, esta es la ventaja que otorga el marxismo por encima de aquellos que consideran que “Marx se equivoca” o de quienes toman de la teoría lo que les gusta. Hasta los economistas burgueses que escriben en “The economics” reconocen: “Marx was right”. Ay de aquellos que por orgullo, interés, ignorancia, estupidez, megalomanía, oportunismo o cobardía, etc. renieguen del materialismo histórico.

Poco después del triunfo electoral de Morena planteamos que era posible un alzamiento armado de la reacción en México, de hecho lo comparamos con la intervención de Kornilov en 1917 o el alzamiento de Kapp en la revolución alemana de 1918. La burguesía mexicana aprende de Venezuela, por eso es importante para las masas mexicanas lo que allá sucede.

El partido comunista de Venezuela tiene una misión de orden mundial. Salvando la situación venezolana pondría en advertencia a los obreros de todas las Américas y les dejaría un imprescindible arsenal para la lucha. Los obreros del mundo necesitamos de los venezolanos tanto como ellos de nosotros.

Periódico Revolución
Sobre el Autor: Periódico Revolución
Es una publicación impresa y digital, como un esfuerzo de Morena Socialista para recuperar la teoría marxista al interior del partido morena.