Somos militantes de morena que creemos en la vigencia del socialismo científico desarrollado por Marx, Engels, Lenin y Trotsky. Creemos firmemente en la idea de que podemos edificar una sociedad más justa e igualitaria. Creemos en que podemos construir una sociedad nueva donde la fraternidad y la convivencia sustituyan al odio y al egoísmo; una sociedad donde ya no exista hambre ni pobreza; una sociedad donde la búsqueda del dinero y la ambición al poder no sean lo que determine nuestro destino; simplemente queremos una sociedad mejor donde vivir con paz y justicia.

Sin embargo, no somos los primeros en llevar una lucha de semejantes magnitudes, los ideales de una sociedad más justa son tan viejos como la humanidad misma. Durante la época del esclavismo grandes hombres se opusieron al régimen romano de crueldad y sometimiento. El cristianismo no solo inicio con la idea de “Amaos los unos a los otros” sino que encabezo un movimiento de masas de los sectores más pobres y esclavizados de toda Europa. La idea de un “Reino diferente” se oponía revolucionariamente a cualquier Reino Romano de destrucción y aniquilamiento.

Siglos después, ya en los inicios del sistema capitalista y bajo las condiciones atroces en las que laboraban los primeros proletarios, vimos nuevamente el despertar humano de muchos hombres. Los socialistas utópicos hicieron su aparición. Personajes como Owen, Fourier y Saint-Simon, buscaron remediar los males del sistema capitalista creando sociedades comunitarias donde se trataba a las personas como personas. Sin embargo todos estos intentos terminaron en fracaso debido a que se basaban en cuestiones ideales, románticas o morales y no en cuestiones concretas de la sociedad.

El método de Marx y Engels

La idea de que todos los hombres y mujeres debemos vivir juntos en paz y en armonía, es compartida por todo el mundo. Sin embargo, para que estos bellos ideales no se queden en puras fantasías, es necesario aterrizarlos al mundo real. Marx y Engels lograron aterrizar estas ideas a través del método científico. La doctrina de Marx y Engels es el resultado, no de bellas ideas sacadas de su cabeza, sino del análisis científico de la sociedad capitalista. En el siguiente fragmento podemos ver claramente el método científico del marxismo, el materialismo histórico:

“La concepción materialista de la historia parte de la tesis de que la producción, y tras ella el cambio de sus productos, es la base de todo orden social; de que en todas las sociedades que desfilan por la historia, la distribución de los productos, y junto a ella la división social de los hombres en clases o estamentos, es determinada por lo que la sociedad produce y cómo lo produce y por el modo de cambiar sus productos. Según eso, las últimas causas de todos los cambios sociales y de todas las revoluciones políticas no deben buscarse en las cabezas de los hombres ni en la idea que ellos se forjen de la verdad eterna ni de la eterna justicia, sino en las transformaciones operadas en el modo de producción y de cambio; han de buscarse no en la filosofía, sino en la economía de la época de que se trata” (Del socialismo utópico al socialismo científico, Federico Engels.)

 

El modo de producción capitalista es la base económica de nuestra sociedad actual. Y aunque los economistas burgueses prefieren llamarlo con nombres más modernos como “Economía de libre mercado”, lo cierto es que la producción y el intercambio de mercancías siguen descansando en el trabajo asalariado y en la acumulación de capital.  La teoría marxista sigue siendo valida ya que es la única capaz de explicar la actual crisis económica. O ¿acaso van a negar nuestros economistas burgueses que ya no existe la concentración del capital en unas cuantas manos (monopolios)? O ¿Qué los trabajadores ya dejaron de ser asalariados?

En el sistema capitalista no existe control en lo que se produce, ni como se produce ni en para que se produce. Existe una anarquía de la producción,  mientras se obtengan ganancias todo es valido. Es decir toda nuestra actividad económica y nuestro orden social dependen de la competencia entre capitalistas para producir e intercambiar mercancías con la finalidad del lucro. Por lo tanto las mercancías se producen no para satisfacer las necesidades de la población, sino para conseguir una vulgar ganancia económica para el capitalista.

El socialismo que reivindicamos, es el socialismo científico

El capitalismo es un sistema que ya no permite el desarrollo de la humanidad, al contrario la esta llevando a su destrucción. ¿Como es posible que habiendo tantas cosas por hacer (escuelas, carreteras, hospitales), haya un ejército de desempleados a nivel mundial? ¿Como es posible que habiendo tanta hambre en el mundo,  diariamente se destruyan toneladas de comida? ¿Como es posible que la ciencia se haya desarrollado a niveles nunca antes vistos y todavía haya niños que mueran de una simple diarrea por no tener dinero para medicinas? ¿Cómo es posible que haya personas en extrema pobreza y al mismo tiempo existan millonarios que concentran riquezas superiores a la de varios países juntos? Este sistema económico es totalmente irracional e injusto.

Marx y Engels llegaron a través del estudio de estas contradicciones a la conclusión de que solo el socialismo científico es una alternativa real al sistema capitalista. Pero que ¿entendemos como socialismo? En el siguiente párrafo Engels nos da un esbozo del socialismo científico:

“la administración de la industria y de todas las ramas de la producción en general dejará de pertenecer a unos u otros individuos en competencia. En lugar de esto, las ramas de la producción pasarán a manos de toda la sociedad, es decir, serán administradas en beneficio de toda la sociedad, con arreglo a un plan general y con la participación de todos los miembros de la sociedad. Por tanto, el nuevo orden social suprimirá la competencia y la sustituirá con la asociación” (Principios de comunismo, Engels)

El socialismo pondría toda la industria, la ciencia, la tecnología, el arte, la cultura y hasta el deporte en beneficio de toda la población. Pero para esto, es necesario que la clase trabajadora tome el poder político e inmediatamente tome el poder económico de las principales palancas de la economía. Al mismo tiempo la administración de las principales palancas de la economía, tendrá que hacerse con la participación conciente y democrática de toda la población. Esta lucha no podrá limitarse a un país, sino que tendrá que expandirse a todos los países, ya que el sistema capitalista es un sistema económico mundial.

Regeneración vs Revolución

“Los comunistas no forman un partido aparte, opuesto a los otros partidos obreros. No tienen intereses propios que se distingan de los intereses generales del proletariado. No proclaman principios especiales a los que quisieran amoldar el movimiento proletario. Los comunistas sólo se distinguen de los demás partidos proletarios en que, por una parte, en las diferentes luchas nacionales de los proletarios, destacan y hacen valer los intereses comunes a todo el proletariado, independientemente de la nacionalidad; y por otra parte, en que, en las diferentes fases de desarrollo por que pasa la lucha entre el proletariado y la burguesía, representan siempre los intereses del movimiento en su conjunto.” (El Manifiesto Comunista, Karl Marx – Friedrich Engels)

Morena es el movimiento social más grande que ha tenido el país en décadas. Es el único movimiento que cuenta con posibilidades reales (no imaginarias, ni teóricas) de poder detener las políticas neoliberales que encabeza el gobierno de Enrique Peña Nieto. Morena ha enarbolado de manera correcta la bandera de la honradez y de la austeridad en el gobierno. ¡No más gobierno rico, con pueblo pobre!  También es el único movimiento que se ha opuesto a la actual oligarquía parasitaria, buscando una mejor distribución de las riquezas para toda la población.

Morena hace bien en combatir todas estas lacras que corroen a nuestra sociedad como son el hambre, la pobreza, desempleo, corrupción, prostitución, egoísmo y ambición por el dinero. Sin embargo, todos estos males son consecuencias directas del modo de producción capitalista y mientras el capitalismo siga existiendo seguirán esparcidos por todos los rincones de la sociedad desde las instituciones hasta los individuos.

Los marxistas somos parte de este gran movimiento social, creemos que la construcción del morena es un paso adelante para la organización de los trabajadores en su lucha por el Socialismo. Por esta razón los marxistas participaremos activamente dentro de las instancias del morena y seremos los mejores constructores del movimiento tanto de palabra como en los hechos. También reconocemos el liderazgo de Andrés Manuel López Obrador como un dirigente honesto y congruente en su lucha por la transformación social y pacifica del país, creemos que el Proyecto Alternativo de Nación que el representa es un paso adelante y lucharemos hasta el final para que se lleve a cabo.  Sin embargo consideramos que no será suficiente y que la única alternativa real y definitiva será expropiando a la actual oligarquía e instaurando una economía planificada controlada democráticamente por los trabajadores, es decir llevando nuestra lucha hasta el final, hasta el Socialismo.

¡Afíliate a los marxistas del morena y lucha por el Socialismo!

Tags:
About Author: Periódico Revolución