por Amanecer Periodico Marxista (Notas) el domingo, 2 de junio de 2013 a la(s) 18:10
Federico Alfvén
Mayo 2013.
Los últimos acontecimientos en la elección de los Comités Ejecutivos Municipales de MORENA nos ha hecho plantear de nuevo las preguntas, ¿Qué tipo de MORENA queremos? ¿Cuál es la que se ha estado formando? Así como estamos, ¿podemos ganar al resto del pueblo que está engañado, apático a la lucha? ¿Podemos ser un arma para derrocar a Peña y poner a Obrador en la presidencia?
Los compañeros que publicamos Revolución, creemos que es importante ir haciendo balances sobre nuestra organización. No sólo hay que tomar el pulso a los acontecimientos es decir, conocer cómo está el ánimo de lucha si no también verificar que a lo interno, nuestra organización vaya por el camino deseado, por lo menos que no vaya por el no deseado.
En la elección del Comité Ejecutivo Municipal de Nezahualcóyotl en semanas recientes muestra que las cosas no van tan bien como nos gustaría. Seguimos viendo viejas prácticas de las cuales hemos huido: grupos que manejan acarreados, interés sólo por los puestos para un fin personal, negociación entre corrientes para manejar sus grupos sin tomar en cuenta a la base del morena, etc.
Muchas personas hemos notado que se han entrometido grupos como UPREZ en MORENA con el fin de obtener ganancias para ellos mismos, con nulo interés de formar nuestro partido, si no aprovechar de él lo que puedan. Estos grupos intentan hacer lo que en el PRD ya no pueden hacer o extender sus dominios fuera del PRD. ¿Qué podemos hacer ante esta situación? Lamentablemente el problema no es sólo local, de un solo municipio aislado, sino que es un problema a nivel nacional por lo tanto la solución implica acciones a gran escala. Pero aun así, eso no quiere decir que en nuestro comité local no podamos hacer nada. Al contrario, tenemos que expresar nuestra inconformidad al respecto y garantizar por lo menos que haya una militancia regular en nuestro comité, es decir, que la actividad con el comité por parte de los compañeros sea regular, no haya mucho alejamiento por parte de los compañeros.
Un punto que está a nuestro favor  y a la vez en nuestra contra ha sido la apertura de las Asambleas Municipales a cualquier persona. En parte es correcta esa acción, ya que las asambleas nos sirven para agitar y afiliar a más compañeros. No es sólo un acto de elección, sino un evento de atracción de personas. Pero justo en eso es donde radica la debilidad de la asamblea. Al poder ingresar cualquier persona para tomar decisiones (sólo con credencial de elector para afiliarse a MORENA), se deja el espacio libre para que personas acarreadas lleguen y voten en bola por su dirigente. Es decir, no hay un mecanismo que garantice que se elija a personas por su autoridad política, historia de lucha y demás factores tomados en cuenta conscientemente, pensando en los objetivos planteados por morena, si no que se elige al dirigente porque forma parte de un grupo que va a seguir apoyando al grupo y no a MORENA. Generalmente no es una decisión consiente, ya que los dirigentes de los acarreados quieren a personas que no piensen por sí mismas y maniobran para ello.
Aun así el panorama puede ser peor, como en el caso de Nezahualcóyotl. En la asamblea municipal no sólo llegaron acarreados del mismo municipio, si no que llegaron de otros lugares incluso del Distrito Federal (Nezahualcóyotl está en el Estado de México) con papeles falsos para la votación. Eso fue un escándalo. La asamblea tenía que haberse cancelado, pero debido a que se votó ganó el que continuara la asamblea, ¡con la mayoría de los votos con papeles falsos! Es por ello que debemos garantizar que los compañeros con cargos de elección (miembros de Comité Ejecutivo, coordinadores, etc) sean vigilados por la base. Si bien en los estatutos no está claro qué debemos hacer cuando hay alguna falta, por lo menos debemos exponerlos en nuestros comités y con los miembros de MORENA.
El problema de fondo que hay, y que refleja estas situaciones en las asambleas municipales, es el arribismo de oportunistas a nuestro partido. Por un lado, cualquier persona u organización tiene derecho (aunque formalmente no pueden existir corrientes dentro del partido aunque sí las hay) a militar en nuestra organización. Necesitamos manos para trabajar y luchar contra la venta de PEMEX, las reformas que dañan nuestra calidad de vida, etc. Cualquier persona que esté dispuesta a organizarse es bienvenida. El problema es cuando, pensando más en obtener votos que en personas para luchar, se da entrada a grupos que “pueden ayudar a ganar la elección”, “tienen amplio apoyo de las personas de este lugar”, etc. Aquí se pierde el objetivo de MORENA: tener una militancia con personas libres, con criterio propio. Se permite el uso de personas con fines electorales (votos).
La idea que se tiene de estos métodos es la siguiente:
i) Tenemos cierta cantidad de compañeros afiliados pero necesitamos ser más.
ii) Existe un grupo que tiene muchas personas, las cuales pueden ayudarnos a ser más afiliados.
iii) Ese grupo puede entrar a nuestra organización, a cambio de darles apoyo a sus dirigentes.
Es decir, pensando en ganar más personas se pierde de vista el tipo de militante que necesitamos.
Por ello, creemos desde el boletín Revolución, que los miembros electos deben ser personas con un historial probado, con una dedicación completa al movimiento y sobre todo sin ningún compromiso más que con la lucha.

Periódico Revolución
Sobre el Autor: Periódico Revolución
Es una publicación impresa y digital, como un esfuerzo de Morena Socialista para recuperar la teoría marxista al interior del partido morena.