Escrito por: Gregorio Casas 

En clase partido y dirección el viejo León Trotsky explica que la dirigencia de una organización de masa es resultado de una lucha entre grupos y que de ninguna forma es una cuestión subjetiva que dependa sólo del nivel de la conciencia de las masas aunque está juegue un papel. 

Una vez instalada esta dirección se levanta por encima de sus agremiados y se vuelve susceptible de las presiones externas e internas que le llevaron a la cabeza. 

En morena, la reacción priísta ha tomado puestos de importancia al interior no sin antes haber luchado contra los fundadores del partido, desafortunadamente, los altos mandos de esta instancia les han dado cobijo aún pasando por encima de los derechos de los militantes de base.

No podemos esperar una defensa de nuestros intereses como clase por parte de éstos nuevos afiliados. Algunos militantes se han tapado los ojos, cerrado los oídos y han preferido subordinarse a sus nuevos amos aunque se trate de expriístas. Sin duda alguna no podemos considerar a esta actitud como algo digno de un luchador social.

Por otra parte otros afiliados desilusionados suelen buscar soluciones fuera del partido pero ¿Qué hay fuera de morena? Ted Grant explicó hace tiempo que fuera del movimiento obrero no hay nada. ¿Qué significa esta frase? Se oye bonita pero en la práctica debemos encontrarle un significado.

Afuera de morena y los sindicatos no hay mucho. El PRD será un campo de guerra entre sus fracciones para ver si se mantiene como partido de izquierda. El resultado de esta contienda dependerá del apoyo de morena a la izquierda del PRD.  Si López Obrador se define a luchar es posible una alianza en el 2018. 

Por otro lado, la campaña del EZLN no tiene futuro sin ligarse a un partido de izquierda porque el campesino es incapaz de jugar un papel independiente así que tiene que aliarse ó con la burguesía y sus partidos tradicionales ó con la izquierda, en este caso con morena porque allí se encuentran los elementos más avanzados de los trabajadores (a pesar del estado lamentable en el que se encuentra).

Lo que debe quedar claro es que el lugar de los marxistas está donde la clase obrera se establezca. Sin embargo, esto no implica que se tengan que subordinarse a los dirigentes de cierta organización. Un comunista lucha contra las tendencias oportunistas al interior sin abandonar dicho partido o sindicato. ¿Desde dentro?, ¿Cómo se logra esto?

Los marxistas somos materialistas dialécticos, somos y no somos al mismo tiempo. Estamos presentes al interior de una organización de masas sin dejarnos influir por la derecha de la organización,  en ese sentido “no estamos presentes”. Esto es ser firmes con nuestros principios y flexibles con las formas.

Nosotros no respaldamos el pacto de morena con la burguesía, no estamos de acuerdo con las adhesiones de Esteban Moctezuma y Alfonso Romo por tratarse de enemigos de nuestra clase. Consideramos una traición a los trabajadores la inclusión de estos personajes.

Es claro que no podemos llegar a insultar a los dirigentes de morena a pesar de no ser leales a la causa, para eso empleamos el programa de transición. No les insultaremos, les emplazaremos. Usaremos sus propias frases y promesas para obligarlos a cumplir lo que ellos mismos se han propuesto. Creemos que el lector debe leer con detenimiento “El programa de transición” de Trotsky donde encontrará a detalle cómo fue la participación de los bolcheviques en sindicatos y organizaciones obreras que estaban controladas por gente nefasta ligados a la autocracia zarista.

Hoy más que nunca debemos alzar la bandera roja del comunismo, a nuestro parecer morena sigue siendo el referente de izquierdas para miles de obreros y por esa razón permaneceremos aquí hasta un día antes de la revolución, mientras tanto mantendremos nuestras ideas y propósitos a donde quiera que vayamos. 

Los elementos avanzados ya están enojados con los dirigentes del partido, desafortunadamente no tienen ninguna opción de izquierda verdadera, por eso necesitamos un ala marxista capaz de canalizar a estos compañeros para las ideas del socialismo científico. Sin embargo, no dejamos de ver a toda la clase, esa es la razón que nos obliga a trabajar en las organizaciones de masa. 

No dejaremos pasar esta oportunidad, el tren sólo pasa una ocasión, se abren nuevas oportunidades para nosotros, para la emancipación de la humanidad.

Sobre el Autor: