?????????????????????????????????????????????????????????????????
Por GM

La crisis general del capitalismo se ha manifestado también como una crisis ambiental y una crisis de las materias primas y la energía. Los medios se han llenado de notas de alarma acerca de la contaminación del medio ambiente debida a las actividades industriales y acerca del agotamiento de los recursos minerales, sobre todo el petróleo, el carbón y el gas natural y los minerales metalúrgicos y los minerales raros.

Ciertamente no puede decirse que estas notas de alarma que han impactado en muchas personas, carecen de sentido, las cifras de la contaminación son elocuentes, la economía capitalista derrocha absurdamente los energéticos, arroja los desechos a la naturaleza, crea necesidades inútiles y no atiende a las necesidades de toda la sociedad sino sólo al lucro, además sólo favorece el reciclaje y la mejora tecnológica si llegan a producir ganancias, favorece el uso masivo del automóvil individual, crea un gigantesco consumo para la misma producción, establece una absurda obsolescencia programada de muchos artículos y desecha aquellos artículos que no puede vender a un precio que le dé las ganancias esperadas. Pero a la creciente alarma mundial le hace falta precisamente evaluar la parte que corresponde a los desmanes del capitalismo y no considerar que se trate de una tendencia natural de la evolución humana.

El caso de México es ilustrativo, en nuestro país, a partir de los gobiernos del PAN se abrieron las puertas a una práctica expoliadora de los recursos minerales: “Las empresas mineras, nacionales y extranjeras, no sólo reciben exenciones fiscales y leyes muy blandas en lo que respecta a la seguridad de los trabajadores mineros, sino también la concesión de “grandes extensiones del territorio nacional. Se calcula que los gobiernos de Vicente Fox y Felipe Calderón, concesionaron 52 millones de hectáreas a empresas mineras, según datos de la Dirección General de Minas, esto equivale al 26% del territorio nacional.” (http://www.sdpnoticias.com/columnas/2013/05/08/la-mineria-en-mexico-un-negocio-para-pocos)

La producción minera de México es una actividad altamente concentrada, unas pocas empresas logran ganancias fabulosas que no benefician a nadie más. Empresas como Grupo México, Peñoles y Goldcorp se llevan la tajada del león: “La Auditoría Superior de la Federación, ASF, en su informe del 2010, reporto que las multinacionales mineras que están en nuestro país tuvieron ingresos por 552 mil millones de pesos entre 2005 y 2010, pero sólo pagaron 6 mil millones de pesos en impuestos; esto es, poco más de 1% de sus ganancias.” (http://www.sdpnoticias.com/columnas/2013/05/08/la-mineria-en-mexico-un-negocio-para-pocos)

Y aunque ese auge se ha revertido en los últimos años, lo que no se revertirá será el daño ecológico y el plusvalor apropiado a los trabajadores mexicanos; la minería es una actividad que genera una gran contaminación, devasta el suelo y los ecosistemas, libera gases del subsuelo, afecta los mantos acuíferos, deja toda clase de desechos minerales, además de los grandes riesgos para la salud de los trabajadores por la exposición a minerales tóxicos, ambientes insanos y los riesgos de accidentes mortales en las excavaciones..

Un caso crítico de esta expoliación lo representa el llamado fracking, una práctica minera para obtener gas natural mediante la fractura hidráulica del suelo, el gas liberado se puede entonces extraer, pero las secuelas de contaminación por el uso de sustancias químicas y la filtración de hidrocarburos gaseosos a los mantos acuíferos ya han devastado buena parte de los EU y todo para beneficio de la burbuja especulativa del gas “shale” que ha hecho más ricas a las empresas tipo Haliburton que alegremente se pusieron a perorar sobre una abundancia de gas en los propios EU que eliminaría en un futuro la dependencia estadunidense del petróleo de Arabia y Venezuela. Pero como toda burbuja, las burbujas financieras también se rompen y salpican a todo el mundo, excepto a los que las crearon y que se ponen a salvo con el dinero que ya obtuvieron, esperando la oportunidad de crear otra burbuja.

Por todo esto, no se trata de buscar la solución a los problemas de recursos y energía solo buscando nuevas fuentes, de lo que se trata es de que el mundo tiene que sacudirse la dominación capitalista que derrocha los recursos que son para toda la humanidad y que no sólo deben sino que pueden ser usados racionalmente en provecho de todos. Amplios sectores de las clases medias y pequeñoburgueses, sobre todo en los países avanzados se han enganchado en el carro del consumo capitalista, debe hacérseles entender que tal modo de vida no sólo atenta contra el resto de la humanidad sino contra ellos mismos, pues los hace servidores de la clase que empeña su futuro y el de sus descendientes.

La humanidad por sí misma puede vivir sobriamente, buscando sus logros en sí mismos y en sus actos, y no en lo que compra y consume.

Periódico Revolución
Sobre el Autor: Periódico Revolución
Es una publicación impresa y digital, como un esfuerzo de Morena Socialista para recuperar la teoría marxista al interior del partido morena.