Escrito por: Edgar López Rosales

«Los hombres han sido siempre, en política, víctimas necias del engaño ajeno y propio, y lo seguirán siendo mientras no aprendan a descubrir detrás de todas las frases, declaraciones y promesas morales, religiosas, políticas y sociales, los intereses de una u otra clase.» Vladímir Lenin.

El pasado 20 de agosto, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación ordeno al INE realizar una encuesta para elegir la presidencia y secretaria nacional de morena. En una clara flagrancia e intromisión por parte del tribunal, se elegirá a la próxima dirigencia de morena, violentando abiertamente los estatutos de morena y el derecho de los partidos políticos a elegir ellos mismos sus representantes. En este contexto, aparecen muchos candidatos a la presidencia y secretaria nacional de morena. Por lo que nos parece importante realizar un análisis, desde el punto de vista marxista sobre el proceso y los compañeros que se postulan.

Muchos compañeros se han pronunciado a favor o en contra de determinado candidato, no obstante, es importante que los compañeros de base de morena se encuentren bien informados antes de tomar una decisión. De lo contrario corren el riesgo de apoyar a un candidato simplemente por su exposición mediática, sin detenerse si quiera a ver su contenido.

Para los marxistas, las luchas políticas no podrían entenderse sino es a partir de la lucha de clases que se desarrolla en este sistema capitalista. Las ideas no viajan en el vacío, toda tendencia política tiene una base material, y estas tendencias políticas no pueden estar por encima de los intereses de las clases sociales de la sociedad en la que se encuentran. Cuando un candidato adquiere cierto apoyo, es porque se ha formado una base material que respalda esas ideas y se materializan en él.

Morena es un partido vivo, al interior de él confluyen muchas personas con intereses económicos muy distintos, desde burgueses como Alfonso Romo, Miguel Torruco, pasando por intelectuales, clase media, campesinos y llegando hasta la clase trabajadora y los sectores más pobres que son la mayoría dentro del partido. Todos estos sectores buscan utilizar a morena para satisfacer sus intereses económicos, políticos o sociales, los cuales se reflejan en una determinada ideología y forma de participación en morena. Por esta razón, es inevitable que al interior de morena existan grupos y agrupamientos, pero sobre todo esto explica por qué morena se ha convertido en un verdadero campo de batalla entre las clases sociales, que buscan usar el partido para sus intereses de clase .

Para esta encuesta aparecen algunos candidatos que representan a un sector importante de la militancia y que más allá del candidato en sí, detrás de ellos existe una cierta ideología (aunque algunos de ellos no sean conscientes de ella) y que son los mediáticamente más conocidos, entre los que destacan: Mario Delgado, Porfirio Muñoz Ledo, Yeidckol Polevnsky, Alejandro Rojas Diaz Duran y Gibran Ramírez.

Mario Delgado, un reformista de derecha. Aunque la ideología de morena se enmarca en términos generales, como un partido que busca hacer reformas al régimen, pero sin tocar al sistema económico capitalista, es decir un partido reformista, encontramos que, aun así, existen diferentes tendencias claramente definidas al interior de este reformismo. Una de estas tendencias es el reformismo de derecha. El reformismo de derecha, es una ideología cercana al liberalismo burgués, es decir una tendencia que esta desvinculada del movimiento de masas y que concibe la política como la concibe cualquier político burgués, una política de acuerdos cupulares, pactos y negociaciones.

La base material radica en toda la bola de oportunista y parásitos políticos que se han “sumado” a morena y a la 4Transformación, y que buscan seguir viviendo de manera parasitaria de la política, para ellos Mario Delgado significa la continuidad de su modus vivendi, entre ellos encontramos políticos como Dolores Padierna e Higinio Martínez. Así mismo, encontramos a muchos liberales abiertos como Sergio Mayer y principalmente una base material que refleja los intereses de burgueses, como Alfonso Romo. La propia Dolores Padierna señala lo siguiente:

“con Mario Delgado al frente, Morena tendrá la oportunidad de cambiar la visión ideológica del neoliberalismo que todavía impera en la mentalidad de muchos mexicanos y mexicanas, y forjarla mejor con los valores democráticos y con la cultura de la convivencia social para salir adelante todos, y crear así una nueva era histórica en la vida del país y la política de México.” (https://ljz.mx/2020/09/12/grupo-de-diputados-federales-de-morena-manifiesta-su-apoyo-a-mario-delgado/)

Una verborrea de patriotismo y unidad en lo abstracto que solo sirve para justificar las alianzas con la misma elite política y dejar al régimen intacto. Por esta razón, no es de extrañar que Mario Delgado haya participado en el famoso “Pacto Por México”, así como también haya respetado el “acuerdo” de votar por el PRI en la mesa directiva en la cámara de diputados. Esta tendencia no concibe la lucha de clases ni sus diferentes formas de lucha, para esta concepción liberal “todos somos mexicanos” que debemos estar “unidos” para luchar por un “objetivo común”. Una tendencia muy peligrosa para el movimiento, que, de llegar a la dirección de morena, terminaría por fusionar a morena con el régimen, perdiéndose la oportunidad histórica para las masas pobres y explotadas de cambiar la sociedad.

Porfirio Alejandro Muñoz Ledo y Lazo de la Vega. La otra gran tendencia al interior de morena, es el bloque representado por Bertha Lujan, Ramírez Cuellar, El Fisgon, y la senadora Citlali Hernández. Este bloque lo podremos enmarcar como un reformismo de izquierda.

A diferencia de los reformistas de derecha, los reformistas de izquierda si contemplan la movilización de masas como forma de lucha (marchas, mítines, plantones, etc.); tienen un contacto más cercano con la militancia de base y para con los movimientos sociales; así mismo revindican (aunque sea de palabra) todas aquellas luchas e ideologías de izquierda que ha generado el movimiento.

Aunque en el fondo, tanto reformistas de derecha como de izquierda, no se plantean tocar al sistema capitalista, si existen diferencias que suelen ser perceptibles a las masas y a su instinto de clase. Es por esto, que esta tendencia tiene una base material en los miles de militantes de base provenientes de la clase trabajadora que creen en una esperanza de cambiar la sociedad, pero sin replicar los viejos vicios de la política burguesa.

Porfirio Muñoz Ledo no es integrante orgánico de este bloque, no obstante, es propuesto por este bloque porque era el único que podía hacerle frente a Mario Delgado en el método de encuesta (o al menos según el razonamiento de este propio bloque). Proponiéndolo incluso a costa de usar de manera facciosa las instancias oficiales de morena por Ramirez Cuellar.

Porfirio Muñoz Ledo representa una tendencia nacionalista dentro del capitalismo en oposición al bloque neoliberal que se formó en el PRI en la década de los ochenta. A sus 87 años, Porfirio es un viejo cacique de la política de mexicana, ya fue dirigente del PRI en los setenta, ya fue dirigente del PRD en los noventa, ha pasado por un largo historial de cargos y encargos de todo tipo (diputaciones, senadurías, etc). En el año 2000 apoya abiertamente a Vicente Fox a la presidencia, demostrado su verdadera cara.

A diferencia de los otros candidatos, Porfirio no está sujeto plenamente a lo que dice AMLO (como ya quedó evidenciado en su paso en la presidencia de la cámara de diputados, mostrando que es capaz de desafiar a AMLO para seguir su propia ruta y berrinches políticos), por lo que tendría una independencia organizativa. Lamentablemente esta independencia organizativa, también puede ser un volado para el movimiento. Ya que no se sabe si mañana tendremos al Porfirio Muñoz Ledo presidente del PRI de los setenta que era comparsa del régimen, o al Muñoz Ledo presidente del PRD en los noventa que desafiaba al régimen o al Muñoz Ledo panista que levanto la mano a Fox en el año 2000.

Porfirio Muñoz Ledo es propuesto ante la bancarrota de los reformistas de izquierda y su cobardía de dar una batalla firme y decidida para evitar que Mario Delgado llegue a la presidencia de morena. Es la mejor propuesta de los reformistas de izquierda, pero para negociar y no quedar fuera del reparto de posiciones y candidaturas. No supone un avance para el movimiento de izquierda, no obstante, es la propuesta menos peor ante la llegada de Mario Delgado que si supondría un retroceso para el movimiento.

Yeidckol Polevnsky. Es una política empresaria, expresidenta de la canacintra, fue candidata al gobierno del Estado México, después senadora plurinominal y después candidata a presidenta municipal en Naucalpan. Electa secretaria nacional de morena en 2015, asumió la presidencia nacional del partido en 2017, en sustitución de AMLO quien competiría por la presidencia del país.

Aunque haga referencias constantes a la revolución y la lucha de los partidos comunistas, cualquier compañero mínimamente estudiado en el comunismo, sabe que solo es de dientes para afuera. Su ideología es más afín al reformismo de derecha y sus posicionamientos están más cercanos a los de Mario Delgado que a la revolución socialista. La base material en la que podría apoyarse Yeidckol Polevnsky, son toda la bola de oportunista y parásitos políticos que se han “sumado” a morena y a la 4Transformación, además del núcleo de empresarios con los que tiene vínculos, pero en este momento se encuentran apoyando a Mario Delgado.

Su lucha por la presidencia de morena representa, sobre todo, una degeneración burocrática sobre el partido. Aunque morena no tienen un gran aparato que pueda consolidar una fuerte burocracia, si ha encumbrado tendencias burocráticas en las que Yeidckol Polevnsky es su principal representante. Cuando se construye un partido político es necesario construir una burocracia que se dedique a las labores prácticas del partido, sin esto el partido no funcionaria. No obstante, el partido siempre debe imponerse sobre la burocracia y no la burocracia sobre el partido. Cuando esto ocurre, la burocracia se vuelve un freno para el desarrollo del partido y de su línea política, significando un retroceso para el movimiento en su conjunto.

Durante la gestión de Yeidckol Polevnsky el partido quedo paralizado. No existieron los comités de bases, la filiación se detuvo, los consejos estatales no se realizaron, incluso el propio Comité Ejecutivo Nacional no tenía reuniones regulares y se la vivía en pugnas internas. Finalmente, Yeidckol recurrió a maniobras burocráticas para imponer a un CEN patito con personas leales a ella. No existió el respeto por las instancias electas ni a los mecanismos para resolver controversias. Ni siquiera un mínimo intento por conciliar las diferencias. Para Yeidckol no existía el partido, ella era el partido. Todo era “ganar” elecciones.

Incluso ni siquiera los acuerdos del Congreso quien es el máximo órgano de dirección de morena, fueron respetados y tomados en cuenta por Yeidckol. En un acuerdo del Congreso se decidió que se crearía el Instituto Nacional de Formación Política y que recibiría el 50 por ciento del dinero del partido, debido a que la formación política es una prioridad para el movimiento. Nada de esto ocurrió. En un reporte firmado por Rafael Barajas “El Fisgón” presidente del INFP, comenta lo siguiente:

“A pesar de que insistimos por todos los medios en tener un acercamiento con la presidenta en funciones, ésta no le tomó la llamada al responsable del INFP ni se dignó a entrevistarse con él. Son testigos de este hecho varios académicos que colaboran con el INFP”, (…)

(…) “Polevnsky insistió en que todos los gastos deben ser aprobados por ella. A pesar de que esto vulnera la autonomía del INFP, le presentamos a la presidencia planes de trabajo y una propuesta editorial importante y, a la fecha, ésta no ha aprobado nada”, (https://www.sinembargo.mx/06-07-2019/3608677)

Ni un peso fue destinado al INFP ni se promovió su creación, no obstante que morena como partido recibió 1,628 millones de pesos en prerrogativas en 2019, recursos que fueron utilizados por Yeidckol sin que quede claro en qué y cómo se utilizaron. El Tribunal ratifico 644 mil pesos en multas por falta de transparencia. (https://www.jornada.com.mx/ultimas/politica/2019/09/11/tribunal-ratifica-multas-por-644-mil-pesos-a-morena-540.html)

Después de todo esto, Yeidckol no solamente actúa de manera irresponsable sino cínica, al presentarse como candidata a la presidencia de morena. Sin duda alguna, una clara desviación burocrática de no reconocer errores y actuar con soberbia en las cuestiones organizativas. Yeidckol tampoco supondría un avance para el movimiento, sino significaría darle continuidad a la parálisis en la que se encuentra el partido.

Alejandro Rojas Diaz Duran y Gibran Ramírez. Ante la podredumbre y el desgaste de las tendencias antes mencionadas y de los políticos de siempre, surgen nuevos políticos que buscan aprovechar el descontento de la militancia, prometiéndole a las bases todo lo que los demás nos le han podido dar. Políticos que utilizan la demagogia y la verborrea para prometer y prometer. Más allá de sus capacidades individuales que puedan o dicen tener, lo que nos interesa es desmenuzar sus propuestas políticas para saber cuál es su ideología.

Las propuestas tampoco se generan en lo abstracto o debido a la “genialidad” de algún compañero, sino son el resultado de una determinada ideología. Las propuestas de Gibran Ramírez y Alejandro Rojas, son el resultado de una ideología que no es afín al movimiento de masas, sino más bien representan a un sector intelectual pequeñoburgués que esta descontento con las formas en las que se ha desarrollado morena.

En cuanto a Alejandro Rojas, tenemos claro que es un político cercano a Ricardo Monreal, el cacique zacatecano, que ha vivido de manera parasitaria de la política poniendo a toda su familia. Si Alejandro Rojas tuviera un poquito de congruencia lucharía contra este “autoritarismo antidemocrático” de la familia Monrealista, antes de dar una batalla en morena, pero como se ha beneficiado de esta forma de hacer política, su supuesta lucha por las bases y la democracia solo caen en la demagogia.

Gibran Ramírez por otro lado, ha sido inflado de manera exagerada por medios de comunicación de derecha como Milenio, incluso extranjeros como El País, además de sus participaciones en Foro TV. Como bien se comenta, a ningún otro compañero de base ni de movimientos sociales se le ha dado tanto espacio en medios, es más ni se les toma en cuenta.

En cuanto a sus propuestas, ambos tienen como principal propuesta utilizar el método de encuestas para definir a los candidatos de morena. Mientras que Alejandro Rojas propone que sea la UNAM la que realice las encuestas, Gibran menciona lo siguiente:

“Lo primero es definir o generar un método confiable para tomar decisiones por las candidaturas, a través de “un poderoso” departamento de encuestas, para que no dependa de encuestadoras externas, y generarlo con profesionistas que hay desempleados, de distintas ramas, y puedan generarlas para todo el país.” (https://www.contrareplica.mx/nota-DIRIGENCIA-DE-MORENA-TIENE-UN-DESMADRE–GIBRAN-RAMIREZ2020798)

El método de encuesta es un método ajeno a las tradiciones y métodos de lucha de la clase trabajadora. La burguesía y toda la intelectualidad pequeñoburguesa buscan implementar la idea en el movimiento, que el método de encuestas es algo novedoso y efectivo para resolver conflictos internos sobre candidaturas. No obstante, este método ha resultado ser un completo fraude. Las encuestas favorecen a quien las paga; no tiene mediciones sobre las capacidades políticas del candidato ni su formación, sino sobre su popularidad. Es decir este método favorece a quien tiene dinero y un respaldo mediático, no para los candidatos de las bases.

Las formas de lucha es un reflejo concreto de una determinada ideología, pero sobre todo de unas determinadas condiciones concretas en las que se encuentran las clases sociales. Para la clase trabajadora sus métodos de lucha son las marchas, asambleas, mítines, plantones, bloqueos, huelgas, paros, etc. Todos aquello que les causa estupor a las clases pudientes, que los ven como métodos incivilizados.

Para la clase burguesa y la pequeña burguesía la democracia burguesa es un excelente método “moderno y civilizado” (claro porque les conviene, principalmente a la burguesía). No obstante, para la clase proletaria, la democracia burguesa no significa nada más allá de ir a votar cada 3 o 6 años, ya que no tienen ninguna representación real en las decisiones políticas o económicas. Para la clase trabajadora, la única alternativa dentro de la democracia burguesa, es entrar por la fuerza a través de una marcha, un bloqueo o un paro, de lo contrario jamás será escuchada o tomada en cuenta para nada.

Cualquier método que no enseñe a las masas a luchar, se vuelve reaccionario. Y Gibran Ramírez es reaccionario. A Gibran Ramírez habría que enseñarle el poderoso método de la elección directa de las bases en asambleas, para que lo contraste con su “poderoso” departamento de encuestas. Finalmente Gibran ha demostrado que desconoce y es ajeno a las bases y a sus métodos de lucha y es más cercano a Foro tv y sus métodos de encuestas mediáticos. A estos compañeros no se les puede clasificar más allá de simple de demagogos de derecha.

Periódico Revolución
Sobre el Autor: Periódico Revolución
Es una publicación impresa y digital, como un esfuerzo de Morena Socialista para recuperar la teoría marxista al interior del partido morena.