Escrito por: Felipe Cueva y Humberto Luna.

Aquí presentamos la novisima investigación del actuario y Maestro en matemáticas Felipe Cueva y el especialista en seguridad social Humberto Luna Marín.

En “El papel de los comunistas en nuestros tiempos” escribimos lo siguiente:

Hace tiempo Greg Oxley explicó que la cuestión que desató la revolución francesa fue el pago de las deudas del régimen. ¿Quién las pagaría? ¿La monarquía en bancarrota? o ¿la plebe? Está ultima no permitió que se le cobrará en forma de impuestos, de aquí el gran encontronazo entre las clases. Igual que ayer, la revolución socialista en el planeta estallará por la misma cuestión.

De acuerdo a “The Economist” la burbuja especulativa de los bancos del mundo es de 100 billones de dólares mientras que la de 1929 fue sólo de un billón. La quiebra financiera del sistema mexicano no es menos catastrófica. El déficit de la bolsa de los pensionados del país asciende a 7 billones de pesos, recursos que presumiblemente han sido usados para evitar la crisis en México de 2008. El hoyo negro de las finanzas privadas se ha vuelto un hoyo negro de las públicas. ¡Esta es la razón financiera de la contrarreforma educativa!

La economía nacional está en función de la internacional. Entonces, ¿Cómo repercuten estos hechos en México?

En 2008 para evitar una crisis económica se tuvieron que pagar las deudas de los banqueros usando recursos públicos (como se ha venido haciendo desde los 90’s) pero, ¿De qué recursos públicos han salido los dineros? Antes de la privatización de Pemex se contaba con las exportaciones de los productos de la petrolera, pero ahora que ya no se cuenta con ella los fondos ya no se extraen de dicha empresa.

Al igual que en los países de Europa la solución es tomar los recursos de la seguridad social, en el caso de México nos referimos al fondo de pensiones. La investigación de ambos camaradas resuelve las dudas planteadas. Dejamos al lector con el artículo del Maestro Felipe Cueva.

La Reforma Educativa y el fraude a las pensiones

Como ya ha sido ampliamente difundido, la razón por la que el gobierno de Enrique Peña Nieto y los partidos integrantes del Pacto por México (PRI, PAN y PRD) se confabularon para la confección y aprobación de la mal llamada Reforma Educativa a espaldas del magisterio, fue con la intención clara de entregar la educación pública y gratuita a los intereses privados, además de despojar a los docentes de sus derechos laborales. Sin embargo, existe otra razón que a estas alturas del conflicto magisterial no ha sido del todo difundida.

Los trabajadores mexicanos con su esfuerzo diario han entregado durante décadas millones de pesos al estado mexicano con la finalidad de que dichas contribuciones ayuden a seguir construyendo y fortaleciendo los sistemas de seguridad social emanados de los ideales y principios de la Revolución Mexicana. Sin embargo, este objetivo jamás ha sido materializado por completo. Los cuantiosos recursos con los que los trabajadores de nuestro país han contribuido durante décadas para el fortalecimiento de las instituciones de seguridad social, más que servir para esta noble labor; han sido, en su mayoría, robados y dilapidados de manera irresponsable durante sexenios por aquellos funcionarios e instituciones supuestamente encargadas de salvaguardar su buen uso y asignación. Muestra de ello, es el pasivo laboral de 9.9 billones de pesos (Fuente Secretaria de Hacienda y Crédito Público) que actualmente el gobierno de México adeuda a los trabajadores de la CFE, IMSS, ISSSTE y PEMEX, por concepto de sus jubilaciones futuras. Pasivo laboral al qué si se le suma lo que se adeuda a los trabajadores de los estados y municipios, rondaría más de 10 billones de pesos. Adeudo que el estado mexicano no puede hacer frente; pues según el último informe de la CONSAR, actualmente tan sólo cuenta con un monto 2.65 billones de pesos de los fondos de ahorro para el retiro correspondientes a los 53 millones de cuentahabientes del SAR, de los cuales aproximadamente 26 millones de trabajadores se encuentran en activo. Teniendo con ello un déficit en este rubro de más 7 billones de pesos, siempre y cuando estos fondos no sigan presentando pérdidas como las registradas en el año 2015 por un monto de 71 mil trecientos millones de pesos.

Ante este panorama, el estado mexicano lejos de establecer una solución real y responsable a este latrocinio, ha respondido con medidas que han cargado el costo de este quebranto a la clase trabajadora. Los sistemas de cuentas individuales impuestos en las modificaciones a la ley del IMSS en 1995 y a la del ISSSTE 2007, son la respuesta que de manera irresponsable el estado ha dado a esta problemática. Al cargar sobre los hombros de los trabajadores la responsabilidad del quebranto y permitiendo que la SHCP y las AFORES manejen los 2,65 billones de pesos de las aportaciones de los trabajadores de manera discrecional y arbitraria. Dejando además el dinero de los trabajadores en manos de los bancos, quienes han invertido estos cuantiosos recursos en capital de riesgo, originando perdidas millonarias en los fondos de los trabajadores, sin que el gobierno se haga responsable de estas minusvalías. Para muestra es que entre enero de 2015 a enero de 2016 se perdieron 71 mil trecientos millones de pesos.

Dada la imposibilidad del gobierno de imponer el régimen de pensiones individuales del ISSSTE a la mayoría de los burócratas de este país; esto, como consecuencia de los amparos exitosos que contra dicha ley fueron interpuestos por la mayoría de los trabajadores al servicio del estado. El gobierno decide impulsar la Reforma Educativa, y con ello establece la ley del servicio profesional docente. Dicha ley le da al gobierno el instrumento de despido idóneo; ya que, con el pretexto de la evaluación, le permitirá en un futuro despedir a los docentes para evitar que estos alcancen la edad de jubilación, eximiéndose con ello de su responsabilidad de asignar los recursos para las pensiones de miles de maestros. No hay que olvidar que el sector magisterial además de históricamente ser el más combativo es el más numeroso de los trabajadores al servicio de estado, pues incluye a todos los trabajadores de educación básica y media superior. Con esta media, es de esperarse entonces que ante el quebranto de las finanzas públicas y a la imposibilidad de obligar a otros sectores de la burocracia a someterse al régimen de cuentas individuales, dicha medida pretenda ser generalizada a todos los sectores de la burocracia.

La reforma educativa es por lo tanto un pretexto con el que el estado pretende eximirse de su responsabilidad por los adeudos y minusvalías que por sus malos manejos han heredado a los trabajadores de la educación. Por si esto fuera poco, los 53 millones de estados de cuenta del SAR no cumplen con los requisitos de ley establecidos en la ley de los Sistemas de Ahorro para el Retiro, las leyes del ISSSTE y del IMSS y las leyes de Sociedades de Fondos de Inversión, por lo que muestran una gran opacidad y son el mecanismo más importante para despojar a los trabajadores de su fondo de retiro y de su fondo de vivienda, por lo cual todos los trabajadores del país deben exigir la regularización de dichos estados de cuenta. Según el informe trimestral de la CONSAR, la SHCP está disponiendo del 50.08% de los fondos de pensiones para el pago de deuda pública. Los verdaderos delincuentes no son los maestros, sino los que manejan nuestros recursos.

Periódico Revolución
Sobre el Autor: Periódico Revolución
Es una publicación impresa y digital, como un esfuerzo de Morena Socialista para recuperar la teoría marxista al interior del partido morena.