John Krieger

Lenin dijo en una ocasión que el viento primero sopla en las copas de los árboles, con esta frase quiso explicar que la inteligentsia es la primera en levantarse. El sector más revolucionario de los intelectuales son los estudiantes, por fin, el movimiento encontró su primer canal en la ciudad.

Las primeras manifestaciones contra la reforma educativa de la CNTE y las autodefensas son fenómenos del campo. El primero arribó al Distrito Federal pero no convulsionó porque no se solicitó la solidaridad correspondiente, el segundo estuvo cerca de llegar a Lázaro Cárdenas pero la policía militarizada lo impidió.

El politécnico es hijo de la expropiación petrolera. La burguesía suele argumentar que sin ella se acaba la creatividad de la sociedad. Las empresas extranjeras del petróleo afirmaban que sin sus técnicos e ingenieros no podría extraerse el petróleo ¡Falso! La clase obrera mexicana demostró su creatividad e ingenio. Continúo con la extracción y echó a andar la empresa más importante del país. Los nuevos ingenieros fueron formados en el IPN a partir de la expropiación petrolera y con ellos se levantó Pemex. Hoy que la reforma energética ha robado los hidrocarburos ya no son necesarios los ingenieros, ¡Es necesario destruir el Poli! Afirman las trasnacionales del petróleo. Por otro lado, habrá un déficit en las finanzas públicas y es necesaria una nueva política de recortes. Ya no hay presupuesto para la educación.

No existe movimiento que empiece de manera pura. En 1905 los obreros de petrogrado eran monárquicos y ultraconservadores. La revolución bolivariana empezó como una fiesta llena de confusiones. Así inician todas, por ello, siempre colocan en su primera etapa en el poder a los dirigentes moderados. El “purismo xenófobo” es una expresión de lo anterior. Desafortunadamente, las sectas estudiantiles han jugado un papel reaccionario y lejos de ayudar a las masas a superar esta etapa fomentan estas ideas.

La lucha en el IPN pone en su lugar a los sectarios pseudo socialistas y a los reformistas que afirmaban que no había condiciones para luchar contra EPN, niegan el llamado a derrocar al neo espurio con el pretexto de que la gente no se moviliza. No es la primera vez en la historia que ocurre algo semejante. En 1968 Ernst Mandel y sus compañeros abandonaron las juventudes comunistas, afirmaban que la clase obrera francesa se había aburguesado y que no se podía esperar nada de ella. Dos meses después empieza la revolución que culminó en la huelga general más grande de la historia. Obviamente, estos señores perdieron la oportunidad de encabezar el movimiento y destruir el sistema capitalista. Charles De Gaulle abandonó Francia diciendo que era cuestión de días para que el partido comunista tomara el poder. Los dirigentes estalinistas descarrilaron el movimiento y los mandelistas abandonaron su trinchera. Este error de perspectivas fue la gota que derramó el vaso tras una serie de errores en esa organización.

Las sectas pseudo socialistas que tenían un “trabajo regular” en Zacatenco afirmaban en sus artículos hace unos meses que había reflujo en el movimiento. (El mismo error de los mandelistas). Nosotros explicamos que se trataba de una pausa dentro de un ascenso. No se trataba de un error, sino uno de millones que suelen hacer. Hace dos años se negaron a derrocar a EPN cuando las masas lo exigían a gritos, en su lugar apoyaron de manera acrítica a la dirigencia más reformista de morena. Hoy los estudiantes del IPN, testigos de estas fallas los rechazan, tal y como explicamos hace tiempo: La dialéctica siempre se burla de sus detractores.

Su error no acaba, se auto denominaban la “organización de masas estudiantiles del IPN”. El movimiento demuestra que tal dicho no es más que pura egolatría de su parte. Los estudiantes lejos de reconocerles se alejan de ellos.

México vive un período prerrevolucionario. Si Osorio Chong salió a recibir los contingentes del politécnico fue para mitigar y evitar que se convierta el movimiento en una revolución (como el mayo francés de 1968). Bajo otras condiciones el trato a los estudiantes paristas del IPN habría sido el mismo que recibió el CGH en 1999-2000. Los logros de su movilización son gracias al período prerrevolucionario en México. ¡Son logros de toda la clase trabajadora y no de un grupo estudiantil!

El problema es que Osorio Chong ha dado una respuesta puntual a las demandas de los estudiantes y el reloj ahora corre a favor del secretario. Si el movimiento no busca el auxilio de los demás sectores de manera urgente iniciará una campaña de desprestigio en su contra y tras ella una posible represión del movimiento. La crisis de la humanidad es la crisis de su dirección revolucionaria. Desafortunadamente, por culpa delas sectas el movimiento está descabezado y no hay quien de una dirección marxista. Una derrota es posible, sin embargo, dado que el movimiento va en ascenso el movimiento resurgiría y se levantará en compañía de otros sectores.

La única salida a la barbarie en que nos encontramos es recuperando las paraestatales que nos han robado desde 1982. Impidamos la privatización del IPN. Nacionalizar las empresas más importantes del país sin derecho a indemnización bajo un régimen de democracia obrera.

poli

 

Sobre el Autor: