Escrito por: Edgar López Rosales, consejero de morena

En una clara intromisión y violación de los estatutos de morena, donde se señala que la dirigencia del partido debe elegirse de manera democrática en el congreso nacional y mediante el voto directo de los congresistas, Mario Delgado llegó a la presidencia de morena en octubre de 2020, a través de una imposición por parte del INE y del TEPJF. Pero ¿qué intereses se encuentran detrás de la imposición de Mario Delgado? y ¿a quienes beneficia?

Para los marxistas el motor de la historia es la lucha de clases. Y aunque los ideólogos burgueses se opongan, la lucha de clases sigue siendo el motor que mueve a la actual sociedad capitalista. La lucha de clases fue lo que llevó a la conformación de morena como partido. Y es la misma lucha de clases, la que se refleja al interior de morena. Por lo que los intereses detrás de la imposición de Mario Delgado, van más allá de intereses personales o de un grupo, son intereses de clase.

En un artículo anterior, escribimos lo siguiente:

“Morena es un partido vivo, al interior de él confluyen muchas personas con intereses económicos muy distintos, desde burgueses como Alfonso Romo, Miguel Torruco, pasando por intelectuales, clase media, campesinos y llegando hasta la clase trabajadora y los sectores más pobres que son la mayoría dentro del partido. Todos estos sectores buscan utilizar a morena para satisfacer sus intereses económicos, políticos o sociales, los cuales se reflejan en una determinada ideología y forma de participación en morena. Por esta razón, es inevitable que al interior de morena existan grupos y agrupamientos, pero sobre todo esto explica por qué morena se ha convertido en un verdadero campo de batalla entre las clases sociales, que buscan usar el partido para sus intereses de clases.” (http://periodicorevolucion.org.mx/los-intereses-de-clase-y-los-candidatos-a-la-presidencia-de-morena/)

El poder de Mario Delgado no proviene de las bases del partido, sino del antiguo régimen político, que busca seguir viviendo de manera parasitaria del movimiento. No es de extrañar que una parte de la base material que respalda a Mario Delgado, sea toda la bola de políticos oportunistas y parásitos, ex pristas, ex panistas, ex perredistas, así como el prostituto partido verde, que se han “sumado a morena y a la 4T”, pero que en el fondo buscan seguir viviendo de manera parasitaria de la política, para ellos Mario Delgado significa la continuidad de su modus vivendi.

Por citar algunos ejemplos, tenemos políticos parásitos de la “talla” de Dolores Padierna, Higinio Martínez; a expristas y panistas “arrepentidos” como Marina Vitela (Durango), Clara Luz Flores (Nuevo León), David Monreal (Zacatecas), Félix Salgado Macedonio (Guerrero), Lorena Cuellar (Tlaxcala) y un largo etc.; Más del 90% de los candidatos de morena entre 2021 y 2022, impuestos por Mario Delgado y su camarilla, han sido políticos reciclados del PRI, PAN y PRD.

También es importante mencionar el caso de la expanista Gabriela Jiménez, presidenta de la A.C. “Que siga la democracia”, responsable de la difusión y organización de la revocación de mandato. El caso de Gabriela Jiménez raya en lo grosero y cínico, donde apenas en 2018 participó como candidata de la Coalición PAN-PRD. Entre su círculo social de elite se encuentra fotos de ella, con personajes como Felipe Calderón, Mariana Gómez del Campo y Ricardo Anaya.

No obstante, esta es sola una parte de la base material que respalda a Mario Delgado, porque su principal base material radica en los intereses económicos del antiguo régimen que busca utilizar a la 4T y a morena para dejar todo como esta, es decir la política gatopardista de “cambiar todo, pero sin cambiar nada”.

Mario Delgado tiene estudios en economía en el ITAM, una escuela privada de ideología de derecha y que ha servido como semillero para impulsar a una elite política. No es casualidad que dentro de su círculo social, Mario Delgado este acostumbrado a convivir con todo tipo de personaje de la elite política del PRI y PAN. Esto explica situaciones como su apoyo al “Pacto por México” y su voto a favor del aeropuerto de Texcoco; asimismo explica las ridiculeces de Mario Delgado de subirse a manejar una combi o un uber con el objetivo de tener “más contacto” con la militancia de base.

En una foto de juventud se le puede ver acompañado de Nacho Peralta, gobernador del PRI en colima y Bernardo Salazar presidente del Tribunal de colima. Así mismo en otra foto filtrada de 2019, se puede ver a Mario Delgado junto con Lorenzo Córdova, presidente del INE, en una amena plática de café. El circulo social y económico de Mario Delgado es el de la alta elite política que ha gobernado México y que se niega a morir. Esta elite política ya ha puesto la mira en la elección presidencial de 2024, y su principal abanderado es Marcelo Ebrard.

La imposición de Marcelo Ebrard como candidato de morena a la elección presidencial de 2024, supondría un duro golpe al movimiento de izquierda y al sector más pobre y explotado de este país. La política del gatopardismo donde se busca “cambiar todo, pero sin cambiar nada”, es la política del reformismo capitalista. Una política que busca atar de pies y manos al movimiento de izquierda, para impedir que no avance en su lucha contra el capitalismo.

Mario Delgado representa un ala de derecha al interior del partido. Un ala de derecha que no permitirá que el movimiento más pobre y explotado utilice a morena para hacer vales sus intereses económicos. Una tendencia muy peligrosa, que busca fusionar a morena con el régimen, con el objetivo de frenar la oportunidad histórica de las masas pobres y explotadas de cambiar la actual sociedad. De ahí que Mario Delgado y su camarilla no permitan la democracia interna en el partido, ni respeten sus instancias democráticamente electas.

Sobre el Autor: Edgar López Rosales
Licenciado en Economía por parte de la UNAM. Activista de formación marxista y consejero estatal de morena. Editor del Periódico Revolución y de la página web periodicorevolucion.org.mx