Escrito por: John Krieger 

Víctor Serge explicó hace tiempo que la policía solía usar revolucionarios desmoralizados para espiar a sus camaradas. Desafortunadamente no fueron pocos los que se prestaron a ser espías del Zar. Por culpa de esta gentuza fallecieron varios camaradas en la lucha por el socialismo. Un siglo después no es tan indispensable este servicio (sin que deje de tener importancia). Hoy, la clase dominante interviene teléfonos móviles; ordenadores, tabletas, incluso televisores.

En 1917 esta malévola presencia al interior de las organizaciones revolucionarias fue nulificada. No cumplió el papel esperado, no evitó el triunfo de octubre. Tiempo después el nuevo estado soviético toma el control del aparato de espionaje ruso y descubrió paso a paso las movidas chuecas de cada espía. A partir de estas experiencias se hizo el libro de Víctor Serge “Lo que todo revolucionario debe saber sobre la represión”.

Lo escrito en este libro es necesario tenerlo presente pero ya no es  suficiente. Las nuevas tecnologías arriba mencionadas han servido para espiar no sólo en la vida íntima de opositores al régimen sino de celebridades de la farándula incluso.

A Edward Snowden, (A pesar de ser muy confuso su ideario político) y Julián Assange les debemos agradecer porque pusieron en riesgo sus  vidas con tal de explicarnos cómo funciona el espionaje, no sólo contra los revolucionarios sino contra pueblos enteros.

El estado es un órgano coercitivo, es la espada de la clase dominante desenvainada contra la clase trabajadora. Su institución más importante es el ejército y puede realizar medidas tan finas como sean necesarias. La milicia cuenta con su grupo de hackers dispuestos a espiar a cualquier opositor del régimen. Su deber no es proteger las cuentas de los usuarios de Internet, por el contrario, están llevando un registro cauteloso de quien sea considerado enemigo.

El día de hoy son indispensables las nuevas tecnologías, sólo un ultraizquierdista podría prohibir su uso. De esto se aprovecha el Estado, a través de ellas  se infiltra Y sin necesidad de contratar espías es capaz de saber dónde y qué hacen sus opositores. Es más peligroso el espionaje de estos días, porque es más fácil emboscar al enemigo y eliminarlo sin que alguien apenas lo note. 

Sin embargo, un buen espía para evitar ser detectado tiene que contribuir con la construcción del movimiento que le derrocará. Lo mismo ocurre con las tecnologías, juegan un gran papel en el desarrollo del movimiento obrero, se gana más teniéndolas de nuestro lado que desperdiciándolas con el pretexto de no ser vigilados.

Éste es el terror blanco de Peña Nieto,  no es para menos el miedo que tiene Carmen Aristegui, esto no sólo va contra la periodista, es contra todo activista del movimiento obrero. Ya no podemos acusar de esquizofrenia a nadie por sentirse vigilado porque ahora sí, “un mundo nos vigila”.

Aristegui es investigada a pesar de ser moderada, con más razón activistas y revolucionarios del movimiento. La materia habla y si no se le escucha traerá consecuencias. Hoy en día todo activista debe checar sus equipos móviles y electrónicos de manera cotidiana. Desafortunadamente, México es el segundo país más violento del planeta, la muerte toca en nuestros hogares y no podemos darnos el lujo de ser espiados.

Queremos dejarle un mensaje a peña. Su caída es inminente y con ella la de todo el priísmo. Es  inevitable que una organización revolucionaria sea infiltrada pero no lograrán evitar la fractura del podrido régimen mexicano.

La ojrana (la policía secreta del zar) asesino en cárceles y ejecuciones a miles de populistas. Tiempo después se formó el partido socialdemócrata ruso y su ala bolchevique (que después pasaría a la historia como el partido más audaz de todos los tiempos), la ojrana igualmente se infiltró y asesinó a varios miembros del partido. ¿Logró detener la caída de la autocracia zarista? No, en lo absoluto. 

Las ideas no se combaten a palos, tienen su propio poder y son más fuertes que todos los ejércitos del planeta unidos. Ni el exterminio físico de quienes las respaldan lograrán frenarlas. En cambio, Peña  y todo el sistema capitalista caerá.

Periódico Revolución
Sobre el Autor: Periódico Revolución
Es una publicación impresa y digital, como un esfuerzo de Morena Socialista para recuperar la teoría marxista al interior del partido morena.