Edgar López

 

El 1 de mayo es una fecha muy importante para la clase trabajadora a nivel mundial, fue establecido por la Segunda Internacional (Internacional Socialista) en el año de 1889 para que los obreros de todo el mundo salgamos a luchar en defensa de nuestros derechos.  El día se hace en conmemoración de los obreros asesinados en EU por defender la jornada de 8 horas y se basa en una resolución escrita 5 años antes por la Federación Americana del Trabajo (American Federation of Labor). Esta resolución fue escrita un 7 de Octubre y había resuelto que a partir del Primero de Mayo de 1886 la jornada legal de trabajo seria de 8 horas y que de no obtenerse se estallaría la huelga.

 

En ese momento la convocatoria a la huelga fue muy bien recibida por los trabajadores de EU que eran obligados a trabajar jornadas inhumanas, en algunos casos de hasta 20 horas al día. Sin embargo la organización obrera más importante de EU hasta ese momento “Los caballeros del Trabajo” (Knights of Labor) se negó a participar en la huelga del 1 de mayo y llamaba a los obreros adheridos a ella a no hacerlo. Los trabajadores rechazaron este comunicado considerando a los “Caballeros” como traidores del movimiento y se sumaron al llamado en defensa de la jornada de 8 horas. El ambiente era muy combativo y la presión fue tanta que en muchos Estados de la unión americana se tuvieron que promulgar leyes que establecían la jornada de trabajo de 8 y 10 horas ante el temor de la oleada huelguística.

 

Los mártires de Chicago

 

En ese momento los EU eran un centro industrial floreciente y miles de emigrantes que provenían de distintas partes del mundo llegaban a diario construyendo las primeras villas obreras. No fue casualidad que la demanda de 8 horas haya tenido un gran impacto político entre los trabajadores de EU, en ciudades como Chicago lo centros obreros eran conformados en su mayoría por inmigrantes provenientes de Europa (Alemanes, italianos, franceses, españoles, rusos) todos ellos con una gran influencia de movimientos obreros como la Comuna de Paris, muchos de ellos simpatizantes de la Primera Internacional de Marx y Engels y del movimiento Anarquista. Además la lucha por la jornada de 8 horas de trabajo ya tenía precedentes en EU, durante la década de 1820-30 ya habían iniciado movimientos obreros demandando la reducción de las horas de trabajo, sin embargo solo se habían conseguido éxitos locales ya que el movimiento obrero aun se encontraba en sus inicios.

 

El 1º de Mayo de 1886 llegó y miles de trabajadores consiguieron la reducción de la jornada con tan solo la amenaza de huelga, sin embargo en otros casos la burguesía no estuvo dispuesta a ceder ni un milímetro y hasta se preparo para enfrentar la resistencia de los trabajadores, por lo que las movilizaciones continuaron los días 2 y 3 de mayo.  En Chicago la oleada huelguística fue abrumadora, sin embargo una sola fábrica continuaba trabajando, esta era la fábrica de maquinaria agrícola McCormik.

 

La fábrica de McCormik había estallado en huelga meses antes y los patrones no estaban dispuestos a ceder ante las demandas de los trabajadores por lo que continuaron la producción de la fábrica con esquiroles. El día 3 de mayo se llevaba a cabo un mitin frente a las puertas de la fábrica cuando sonó la alarma de cambio de turno interrumpiendo al orador, los trabajadores reaccionaron furiosos desatando una batalla campal contra  un grupo de esquiroles que salían de su turno. La policía  no dudo en intervenir reprimiendo a los trabajadores, el resultado 6 trabajadores muertos y decenas de heridos.

 

La revuelta de Haymarket

 

El incidente provocó  la indignación de los miles de trabajadores que se encontraban en resistencia, había más de 340 mil trabadores en todo el país participando en el movimiento y 80 mil trabajadores en huelga solamente en Chicago. Se convocaron muchas reuniones por  toda la ciudad para solidarizarse con los trabajadores de la fábrica de McCormik, entre ellas un mitin el 4 de mayo que se obtuvo de manera legal para las 19:30 en la plaza de Haymarket. El mitin transcurría de manera pacifica hasta que llego la policía para dispersarlos, en esos momentos una bomba exploto entre los policías matando a uno y dejando a varios mas heridos.

 

Esto fue parte de una provocación para permitir a la policía reprimir fuertemente las manifestaciones ya que era un mitin totalmente pacifico. El saldo varios trabajadores muertos, decenas de heridos y cientos de detenidos, entre ellos los principales dirigentes del movimiento: August Spies, Michael Schwab, Samuel Fielden, Albert R. Parsons, Adolf Fischer, George Engel, Louis Lingg y Oscar Neebe.

 

Las ejecuciones y el odio de la burguesía

 

El juicio contra los detenidos inicio en medio de una fuerte campaña de odio contra los dirigentes y el movimiento obrero en general. Todos los periódicos de Chicago demandaban la ejecución de una forma histérica, El Chicago Herald del 6 de mayo escribía: “La chusma que Spies y Fielden incitaron a matar no son americanos. Son la hez de Europa que ha venido a estas costas para abusar de la hospitalidad y desafiar la autoridad del país”.

 

El odio de la burguesía no solo se quedo en la prensa, también se inicio una caza de brujas en las calles contra todo el movimiento obrero, varias manifestaciones fueron reprimidas y decenas de obreros fueron detenidos durante los meses siguientes, el objetivo era dar un escarmiento a los trabajadores. El odio contra el movimiento obrero tenía unas bases muy fuertes en la ideología burguesa, los EU estaban desarrollando la industria y el modelo a seguir era el del burgués prospero y emprendedor para la “patria” americana. Una ideología cargada de misticismo y patriotismo, El New York Times decía: “Las huelgas para obligar al cumplimiento de las ocho horas pueden hacer mucho para paralizar nuestra industria, disminuir el comercio y frenar la renaciente prosperidad de nuestra nación, pero no lograrán su objetivo”.

 

Finalmente el 11 de noviembre de 1886 fueron ejecutados en la horca 4 figuras principales del movimiento obrero de los EU (Engel, Fischer, Parsons y Spies), 3 mas fueron condenados a prisión (Fielden, Neebe y Swabb) y uno mas (Lingg) se suicido en su celda antes de la ejecución. El juicio sufrió de todo tipo de irregularidades, convirtiéndose en un juicio farsa con el único objetivo de mostrar lo que les sucedería a todos a aquellos que intentaran desafiar al régimen.

 

A partir de entonces los EU tratan de ocultar este crimen no celebrando el 1 de mayo, en su lugar celebran el  “Labor Day” que es el primer lunes de septiembre, esto por el temor de que su país se contagie del movimiento obrero. Sin embargo la historia no perdona y los inmigrantes nuevamente (ahora de origen latino) han vuelto a tomar las calles de los EU cada  1º de mayo, la burguesía tarde que temprano tendrá que pagar este crimen contra la clase obrera. Por esto hoy más que nunca  reivindiquemos este Primero de Mayo la jornada de trabajo de 8 horas y hagamos valer la máxima obrera: “Ocho horas de trabajo, ocho horas de sueño, ocho horas de tiempo libre”.

 

¡Larga vida al Primero de Mayo!

¡Viva la clase trabajadora a nivel mundial!

 

 

Periódico Revolución
Sobre el Autor: Periódico Revolución
Es una publicación impresa y digital, como un esfuerzo de Morena Socialista para recuperar la teoría marxista al interior del partido morena.