Escrito por: Jhon Krieger  

 

Tras la Segunda Guerra Mundial encontramos una serie de revoluciones en países ex coloniales entre ellos Cuba. Para los marxistas es progresista el triunfo de las masas explotadas contra el capital pese a la degeneración burocrática que tiempo después se presentó. Trotsky, al estudiar la naturaleza del estado soviético jamás negó la degeneración sufrida, de hecho, fue el primero en comprenderla y caracterizarla como bonapartismo proletario,  mientras que defendía la revolución de Octubre contra los ataques del imperialismo.

Después del triunfo de la revolución cubana  no le quedaba claro a los dirigentes qué rumbo se debía tomar. Por un lado, estaban castigados por el imperialismo estadounidense (con quien pretendían mantener buenas relaciones tras el movimiento), y por el otro eran amados y seguidos por el movimiento obrero quien tras la huelga general obligó a Fulgencio Batista a abandonar el país, los jefes de la guerrilla se vieron obligados expropiar  las grandes tierras, los bancos y la industria pesada.

Esto puso a la isla en otro canal. El estado soviético  brindaba apoyos equivalentes a un millón de dólares diarios, sin tomar en cuenta los apoyos provenientes de China. Esto demuestra que en el bloque estalinista  no existían relaciones capitalistas como afirman los sectarios. Todo esto permitió a la población cubana elevar sus niveles de vida como los de cualquier obrero en Europa del este, quizá el mejor nivel de vida entre los países de toda Hispanoamérica. El triunfo de la revolución cubana es sustentado por el triunfo de la revolución de 1917, sin esta Cuba tarde o temprano habría regresado al capitalismo.

Desafortunadamente, tras la caída del bloque, era inevitable el empobrecimiento de la isla e incluso el regreso de algunos vicios del pasado, pero, una vez más la economía planificada se pone a prueba y es capaz de sobrevivir y sin duda alguna la responsabilidad de este triunfo recayó principalmente en Fidel Castro.

Desafortunadamente para el movimiento obrero a nivel mundial la revolución cubana no se ha extendido más allá de la isla, lo que ha generado las bases materiales que impiden el retorno a una época semejante a la sovietica. Era responsabilidad y obligación de los dirigentes de la revolución cubana haber llamado a expropiar a la burguesía en Centroamérica durante la guerra Sandinista y más tarde en la Venezuela de Hugo Chávez. Hoy  la contrarrevolución en Sudamérica se ensaña porque en su momento no se expropió al gran capital.

A nuestro parecer, la única forma de mantener la revolución en Cuba es a través del triunfo de la revolución socialista en los demás países avanzados, en particular de Estados Unidos y México. Necesitamos de un partido Bolchevique para preservar los logros de Cuba. Los próximos acontecimientos en México rugirán en todo el mundo. Un triunfo en este país acelerará los acontecimientos en el país más rico del planeta. México en unos años puede convertirse en la llave de la revolución mundial. El triunfo en este país depende de nosotros como activistas de Morena o en nuestro sindicato. Hoy nos llama la historia. Integrate a las escuelas de formación política de los marxistas en Morena  y lucha con nosotros.

 

Periódico Revolución
Sobre el Autor: Periódico Revolución
Es una publicación impresa y digital, como un esfuerzo de Morena Socialista para recuperar la teoría marxista al interior del partido morena.