Escrito por: Eduardo Piña

La elección del candidato de MORENA es cuestionable por muchas razones: no es democrática, no representa la voluntad de la militancia, no fue transparente y consuma una práctica política interna deleznable, corrupta, y cínica donde imperan el nepotismo, el oportunismo y lo electorero. Con estas prácticas MORENA se acerca más a la derecha que al pueblo, contrario a lo que tanto pregona AMLO.

Con tales prácticas, Claudia Sheinbaum será la candidata de MORENA al gobierno de la CDMX tras ser favorecida por la encuesta interna del partido. Tras gobernar Tlalpan por poco menos de tres años, experiencia en el gobierno de la ciudad en la administración de AMLO, una carrera académica de varios años y el compromiso con el proyecto de AMLO, Sheinbaum es una buena candidata y la favorita para ser la gobernadora de la ciudad. Sin embargo, tal aceptación de su candidatura se debe más a la popularidad de MORENA en la capital del país que a sus credenciales políticas. Probablemente Monreal o Batres también estarían al frente de las preferencias si abanderaran a MORENA respecto a los otros partidos.

Es buena candidata, sí, pero no la tendrá fácil. Existen tres actores importantes a los que deberá vencer: El “frente”, Ricardo Monreal y el PRI. Los dos primeros parecen poder relacionarse estrechamente, pues tras la salida de Monreal de MORENA, existe una gran posibilidad de que él sea el candidato del PAN, PRD y MC a gobernar la ciudad, que más allá del trabajo territorial que ya tienen esos partidos en la ciudad, sobre todo el PRD en delegaciones clave, como Iztapalapa, y su presencia mayoritaria en la Asamblea Legislativa de la Ciudad de México, la experiencia de Monreal para hacer política, las relaciones que pudo haber forjado en una delegación del peso político y económico como Cuauhtémoc, y el interés supremo de vencer a MORENA en su bastión más importante, configurarían una opción de real peligro para MORENA y Sheinbaum.

Por su parte, desde 1994 el PRI ha sido una fuerza minoritaria en la vida política de la capital, pero asestó un golpe sorpresivo en las elecciones delegacionales pasadas al ganar tres delegaciones. No Aun así, parece difícil que logre hacerse de mayor territorio por sí mismo, por lo tanto, aquí surge una interesante posibilidad: la negociación entre el PRI y el frente para las alcaldías. Con una estrategia así, estas dos fuerzas podrían arrebatarle más alcaldías y escaños en la asamblea a MORENA de lo que harían compitiendo entre sí. Y no tendría que ser una alianza formal, sólo tendrían que poner a sus fuerzas políticas a trabajar sus territorios de cierta forma, e indicarles el promover la votación por un candidato en específico. Sería un ganar-ganar para ellos, y la mayor amenaza para los objetivos políticos de MORENA.

Después de lo sucedido en el Estado de México, donde una clara compra de votos le dio el triunfo a Alfredo del Mazo, MORENA no puede darse el lujo de perder poder en la ciudad, ya que para que AMLO gane la elección presidencial necesitará aumentar sus preferencias en esta, que siempre ha sido su principal bastión a nivel nacional. Si MORENA retrocede en la capital, deberá compensarlo ganando en otra, como ha sucedido en Oaxaca, Estado de México y Veracruz, principalmente, pero en ninguna de esas entidades ha podido ser primera fuerza: la ciudad de México es fundamental para las aspiraciones políticas de AMLO y la consolidación de MORENA como una opción real de gobierno nacional.

Cualquiera que se el escenario que se configure en torno a la elección del año próximo, el claro perdedor es el pueblo de la capital del país. Por una parte está MORENA con procesos internos corruptos, como si del PRI se tratase, y del otro lado está la derecha, llámesele frente o PRI, esta es la opción de la corrupción consumada como forma de vida, de la desigualdad imperante y de la represión y el achicamiento de la libertad de expresión. Al final, las opciones reales de cambio parecen erosionarse.

¿Qué hacer ante este proceso? Es claro que así como en MORENA la cúpula ha estado imponiendo su práctica corrupta, en las bases hay aún muchos elementos de gran valía, rebeldes y comprometidos no con una o dos figuras idealizadas del partido, sino con un proyecto revolucionario capaz de hacer del ejercicio del poder un elemento totalmente horizontal. Cuando esos elementos decidan hacer frente a quienes contaminan al partido, estos serán obligados a mostrase como lo que en verdad son, enemigos de las causas sociales.

Periódico Revolución
Sobre el Autor: Periódico Revolución
Es una publicación impresa y digital, como un esfuerzo de Morena Socialista para recuperar la teoría marxista al interior del partido morena.